EL VALLE Y LA NUEVA

Un característico paisaje natural marcado por las huellas de la actividad minera

El Valle de Samuño se encuentra en el municipio de Langreo, en pleno corazón de la Cuenca Hullera Central Asturiana. El río Samuño, en su recorrido de ocho kilómetros desde su nacimiento hasta su desembocadura en el río Nalón, modeló un profundo y estrecho valle que fue colonizado por una vegetación exuberante.

Pero si hay algo que dio forma y ha caracterizado el paisaje de este rincón de Asturias, esta ha sido la actividad minera.

 

 

Vestigios-industriales

ico_vestigios Vestigios industriales

En el Valle de Samuño se ha venido explotando el carbón desde hace 175 años de todas las formas posibles: a través de galerías de montaña, pozos mineros y explotaciones a cielo abierto.

Para comunicar todas las instalaciones y transportar el carbón, se construyeron varias líneas de ferrocarril, planos inclinados y cables aéreos. Las empresas mineras también necesitaban equipamientos como lavaderos para el mineral, tolvas, cargaderos y, en algunos casos, hasta construían fábricas de subproductos, donde obtenían derivados del carbón.

Las escombreras, acumulaciones de las tierras procedentes del interior de las minas originadas por el avance de las galerías, jalonan las laderas y hoy día se encuentran enmascaradas por la vegetación, junto a los restos de las antiguas bocaminas, decenas, que cuajaron el Valle de Samuño.

Descubrir estos restos en el valle puede ser una experiencia divertida y enriquecedora.

La-Nueva

ico_la_nueva La Nueva

La Nueva es un genuino pueblo minero que se comenzó a consolidar en la segunda mitad del siglo XIX en el lugar donde, según cuentan, había aparecido una nueva capa de carbón.

A partir de 1901, con la actividad de la empresa Carbones de La Nueva, este lugar se convierte en el principal núcleo semi-urbano del valle. La propia empresa facilitó el asentamiento de algunos trabajadores mediante la promoción de viviendas, aunque también abundan las de autoconstrucción.

La Iglesia (1939) se dedicó a San Luis, haciendo coincidir al patrón de la localidad con el nombre del pozo.

Casas de finales del siglo XIX, levantadas por los pioneros, conviven con cuarteles de los años veinte y treinta, casas pareadas de los años cincuenta y algún chalet. Entre ellas la empresa levantó parte de sus instalaciones, algunas desaparecidas, como la estación eléctrica, y otras adaptadas a nuevos usos, como la cuadra de mulas, la caseta de la locomotora o el economato.

Paisaje-protegido

ico_paisaje El paisaje protegido de las cuencas mineras

El entorno natural en el que se integra el Ecomuseo Minero Valle de Samuño sorprende al visitante por su exuberancia y belleza. Un santuario de altos valores ecológicos que le han valido su inclusión en el Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras.

Cubriendo las laderas del valle, el bosque atlántico se despliega en todo su esplendor. Galerías de fresnos y alisos al borde del río Samuño, masas frondosas de avellanos, castaños y abedules en las medias alturas, y valiosos rodales de robles y hayas en las cotas más altas. Una espléndida vegetación que aporta abrigo y alimento a especies tan representativas del monte asturiano como el jabalí, la nutria, el desmán ibérico, el alimoche, el azor y el pito negro.

El bosque caducifolio, siempre generoso con nuestros sentidos y emociones, se muestra cambiante a lo largo del año. Nos regala su verde frescura en época estival, en otoño, nos acoge con sus cálidas tonalidades ocres, nos inspira con nostálgicas siluetas invernales y nos brinda su alegre floración primaveral.

Centro de interpretación del paisaje protegido de las cuencas mineras

Gran parte del Valle de Samuño se incluye dentro del Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras, un espacio de 132,25 km2 que integra zonas de los concejos de Langreo, Mieres, Laviana y San Martín del Rey Aurelio.

En la planta superior de la Casa de Aseo del Pozo San Luis se encuentra el Centro de Interpretación de dicho paisaje protegido. Un espacio expositivo donde podrás conocer el peculiar paisaje de este entorno y sus maravillas naturales, así como su flora y fauna, tipologías de vivienda tradicional, actividades económicas y la historia de los maquis. Un audiovisual, completa la visita a este centro.

Sendas

ico_senderos Sendas

Caminando o en bicicleta, ven a disfrutar de la naturaleza minera recorriendo las sendas o descansando en las áreas recreativas del valle de Samuño:

Senda de los Molinos

  • Descripción:Comienza en La Nueva, en la zona conocida como Los Cuarteles. Los primeros metros son ascendentes para luego descender hasta una "plaza" denominada antiguamente El Asentadero. De aquí parten dos senderos, el de la izquierda nos conduce a un tranquilo rincón junto al río Samuño donde se encuentran las piscinas de La Nueva. El camino de la derecha continúa hacia arriba; a pocos metros encontramos un antiguo molino rehabilitado. Seguimos a orillas del río. Después de atravesar varios puentes, el camino va ganando altura. Una vez arriba se observan estupendas vistas de todo el valle y del concejo. Bajamos hasta llegar a la pequeña aldea del Pumarón de Abajo, donde termina nuestro recorrido. La continuación de este sendero es el descrito a continuación como El Tendeyón - La Colladiella.
  • Distancia: 3,5 kms.
  • Duración: 3,5 horas (ida y vuelta)

Senda El Tendeyón- La Colladiella (Continuación de la Senda de los Molinos)

  • Descripción: A la altura de la aldea de El Pumarón, un indicador nos señala una desviación a la derecha. A 100 metros se encuentra un panel descriptivo, desde donde iniciamos la ascensión a la Campa Urbiés que separa los concejos de Langreo y Mieres. Una vez arriba tomaremos el camino de la izquierda y a unos 600 metros hay un punto de observación con una meseta explicativa. Más adelante cruzaremos la carretera que une La Nueva con Urbiés y el camino comienza a elevarse por la ladera del Picu Les Cruces. Se alcanza la siguiente cima, El Cantu Muñón y a partir de aquí la senda se vuelve muy cómoda ya en descenso hasta la carretera que une Sotrondio con Urbiés y Mieres. Esta senda se encuentra dentro del Paisaje Protegio de las Cuencas y es una continuación de la "Senda de los Molinos". También está catalogada como senda cicloturista.
  • Recorrido: Pumarón de Abajo - La Campa Urbiés - La Colladiella.
  • Distancia: 5 kms.
  • Duración: 5-6 horas (ida y vuelta)

Senda Circular de Ciañu

  • Descripción: En Ciañu, a la altura del pozo Mº Luisa, a nuestra derecha, cogemos la carretera que sube a El Centenal. Cruzamos los pueblos de La Xuga y El Navaliegu, y en las inmediaciones de Cabaños giramos a la izquierda para dirigirnos hacia el sur hasta llegar a la Perallonga. Seguimos una pista que nos lleva al Mayau Miguel y continuamos hasta La Texera y La Texuca. Continuamos hasta El Corralón, después de atravesar un bosque de castaños y descendemos después a La Nueva. Ya solo nos quedan los 3 km. que separan La Nueva de Ciaño, pasando junto a las instalaciones del pozo San Luis y Samuño. En el último tramo cruzaremos El Cadavíu ya de vuelta en Ciaño.
  • Distancia: 12 kms.
  • Duración: 6 horas.

Área Recreativa del Samuño

Área Recreativa de la Mina El Pullu (Cardiñuezu)

Mirador de Urbiés

Descargate el mapa de los senderos de Langreo

Pueblos-y-aldeas

ico_pueblos Pueblos y aldeas

Salpican las laderas del valle de Samuño aldeas que atesoran un característico patrimonio etnográfico fruto de los singulares modos de vida de sus gentes, acostumbradas a conjugar el doble papel de obreros en las minas y campesinos en sus caserías.

Como testigos de las grandes transformaciones sociales y paisajísticas que la profunda industrialización del Valle de Samuño experimentó desde el siglo XIX y testimonios únicos de un largo pasado rural, muestran al visitante tradicionales casas de piedra con corredor, con sus hórreos o paneras mezcladas en sintonía con elegantes construcciones de aires cosmopolitas.

Consigue tu entrada

El sistema te permite comprar las entrada para el Museo y el Tren cualquier día de la semana. No hace falta hacer cola en el mostrador del Museo.  
Accede directamente al Museo con la entrada impresa.