EL VALLE DE SAMUÑO MERECE ESTA INICIATIVA

POR HISTORIA

Numerosas minas de montaña convivieron con dos pozos de extracción vertical, a los que se sumaron explotaciones a cielo abierto, cuatro líneas de ferrocarril e innumerables planos inclinados y cables aéreos. En las laderas se formaron multitud de escombreras de estériles del carbón.

El valle nunca volvió a ser el mismo, y sus habitantes proletarizados abanderaron el progreso y las imparables conquistas sociales.

Símbolo orgulloso de la minería asturiana, el Valle de Samuño, entre sus bosques antaño poblados de “maquis”, atesora una historia que aspira a compartir con todos sus visitantes.